¿Qué es la Web 3.0?

La web 3.0, también conocida como "web descentralizada", continúa su desarrollo hacia la internet del futuro. Vinculada a la tecnología blockchain y a las criptomonedas, la web 3.0 está despertando la curiosidad en el mundo de la tecnología. Pero, ¿qué es la Web 3.0? À ¿Para qué sirve? ¿Y tiene futuro? Recapitulemos la información principal de esta nueva generación de la web y lo que hay que recordar. 

La evolución de la web

La web 3.0 es, por tanto, la tercera generación de la web desarrollada. Pero, ¿cuáles son los anteriores? 

La Web 1.0 surgió en los años 90 como la primera generación de la web. También conocida como la web tradicional, su objetivo principal era difundir información. Al igual que un portal de información, los usuarios pueden pasar de una página a otra para consultar sitios que presentan productos, como un catálogo de productos de papel, por ejemplo. Por lo tanto, era principalmente una web estática. 

La década de 2000 marcó un nuevo punto de inflexión con la llegada de la Web 2.0. Esta nueva versión marca una verdadera evolución y ruptura con la generación anterior: es la llegada de la web social. Ya no se trata sólo de consultar información, sino de compartir e intercambiar información. Esta web participativa se está desarrollando y las redes sociales están apareciendo: Facebook, Instagram, Snapchat, WhatsApp... La web se democratiza y se convierte en una plataforma apreciada por todos. Entonces es posible crear y compartir diversos contenidos (imagen, texto, vídeo, audio...), opinar, intercambiar entre internautas, consultar diversas opiniones: es el nacimiento de la socialización virtual. Utilizada a diario por la mayoría de las personas, la Web 2.0 sigue desarrollándose e incluso se ha convertido en imprescindible para algunos. La web 2.0 ha revolucionado y transformado nuestra relación con el mundo digital.

web-3.0-ilustración

Por lo tanto, parecía lógico denominar a la próxima generación de Internet como la Web 3.0. Gavin Wood, fundador de la famosa blockchain Ethereum, está detrás de este proyecto. Inventado en 2014, el objetivo es crear una web descentralizada mediante el registro de datos y contenidos en blockchains. Este proceso permitiría, por tanto, democratizar Internet dando poder a los creadores de contenidos y no sólo a los grandes grupos que dominan el sector, como GAFAM. Mediante el uso de blockchain, los usuarios de Internet podrían controlar sus datos personales de la A a la Z y participar activamente en la gestión de la web. Esta nueva web puede resumirse en los siguientes 3 principios:

  • Accesibilidad todo el mundo puede acceder a ella
  • Universal ningún sistema operativo gestiona y controla
  • Independencia se pueden utilizar todos los medios 

La tecnología utilizada

La tecnología utilizada para desarrollar la Web 3.0 es el blockchain. Además de las criptomonedas, puede utilizarse para registrar contratos o controlar el funcionamiento de aplicaciones: son las llamadas DApps y aplicaciones descentralizadas. Estas aplicaciones son similares a los registros en los que se almacenan todos los intercambios entre usuarios. Al estar descentralizados, estos registros sí se almacenan, pero en los servidores de los usuarios. Por lo tanto, basándose en un sistema criptográfico, la DApp es segura, autónoma y descentralizada.

blockchain-ilustración

¿Por qué utilizar la Web 3.0?

La web está ahora dominada por las plataformas en línea utilizadas en todo el mundo: Amazon, MetaEl alfabeto, Manzana... Estas grandes empresas recogen a diario datos personales de los usuarios de Internet y los utilizan para ganar dinero con esos datos personales. Gracias al uso de blockchain, esta web está descentralizada, sin puntos de control y, por tanto, es más segura. Además, al no pasar por intermediarios, como plataformas, bancos, instituciones, etc., no se obtendrán beneficios de las transacciones realizadas. Así, el principal objetivo de esta nueva generación de la web es devolver el poder a los usuarios de Internet, sobre todo al dejar de pasar por intermediarios como las grandes empresas tecnológicas.

La web 3.0 reúne, por tanto, diversas ventajas como la propiedad y el control de los datos compartidos, el hecho de permanecer en el anonimato o la censura. Además, a diferencia de las aplicaciones centralizadas, la red descentralizada de Ethereum limita el riesgo y el tiempo de inactividad de las redes. Por tanto, la Web 3.0 debe continuar su desarrollo y conquistar poco a poco a los nuevos internautas. 

Para cualquier información sobre la realidad aumentada, póngase en contacto con contacte con nuestros expertos !